¿Obra maestra? 4’33”

Música. Digamos que hoy en día no hay persona en el planeta Tierra que no haya escuchado música.
Ya sea de manera inconsciente, al entrar en cualquier establecimiento o consciente por el simple hecho de sentirse de una manera u otra escuchándola. Pero, ¿qué es realmente música?
Si nos remitimos a la definición que cualquier enciclopedia o diccionario nos ofrece, música es melodía, ritmo y armonía, combinados, es una sucesión de sonidos modulados para recrear el oído, es una composición musical y así inumerables definiciones. Ahora es cuando debemos ir más allá, ¿sólo es música lo que se toca con instrumentos o lo que se crea con la voz? Cada persona tiene una concepción de este término diferente. Para unos música puede ser el canto de los pájaros, el sonido el burbujeo de los peces, el ruido de los coches en un atasco, el viento, la lluvia o el llanto de un bebé.
Es curioso como el ser humano evoluciona con el tiempo, con la vida, con el contacto y las relaciones afectivas y, algo tan simple como despertarse una mañana y tener una idea curiosa, que nadie ha pensado antes puede hacer que tu meta vital se haga realidad: nacer para ser recordado, en cierto modo, ya sea para bien o para mal. En el año 1952, un ciudadano del mundo, compositor como los miles de compositores qu

John Cage, París de 1981 (Fuente: 20minutos.es)

John Cage, París de 1981 (Fuente: 20minutos.es)

existen creó algo peculiar, curioso, que se salía de lo normal. Como hemos remorcado antes, música tiene que ser algo que se escuche, sonido producido por cualquier elemento, pero John Cage le dio un giro a esa visión y creó una obra, magnífica para algunos y odiada por tantos otros, cuyo titulo es 4’33”. Y, ¿en qué consistía tan asombroso espéctaculo? La respuesta a esta pregunta es sencilla, en no tocar una sola nota.

El autor de esta obra musical afirmó que es una de las obras que más tiempo tardó en hacer y, por raro que parezca, si tenía partitura. Ha sido representado por todo el mundo pero los críticos todavía dudan si se trata de una obra de arte o una broma de mal gusto. Música no es sólo escuchar  instrumentos, en el silencio, en esos 4’33”, escuchamos música, sonidos internos de nuestro “yo”. El silencio total no existe, es música propia, nosotros somos los autores de la obra, nuestra mente, nuestros pensamientos más profundos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s